English / Español
Nuestra Firma Profesionales Artículos Noticias Contacto y Consultas
Servicios
Propiedad Intelectual
Derecho de Autor
Patentes
Marcas
Defensa de Derechos
Antipiratería y Aduanas
Resolución Alternativa
Litigios
Competencia Desleal
Áreas Relacionadas
Deportes y Entretenimiento
Valoración

18/06/2014
Cierran museo en China por Obras Falsificadas - Continúan sus problemas con la Propiedad Intelectual
Por:  Ricardo Enrique Antequera

Tal como reportaron recientemente diversas agencias noticiosas, el museo Lucheng en la provincia china de Liaoning, fue ordenado a cerrar por las autoridades en el mes de mayo de 2014, al haberse determinado por expertos que alrededor de 2600 de las piezas de arte exhibidas, resultaron falsificaciones.

Entre las obras falsificadas, se encontraba una pieza perteneciente a la dinastía Qing valorada en aproximadamente 15.000.000 de dólares de los Estados Unidos, lo que ha alarmado a coleccionistas de arte a nivel mundial, que constantemente participan en subastas ofreciendo sumas multimillonarias por hacerse de una pieza única.

El periódico inglés The Guardian, cita a la experta de arte antiguo Ma Weidu quien manifestó que "similares museos con obras falsificadas se encuentran en diversos lugares en China en búsqueda de una ganancia monetaria".

No es la primera vez (y estimamos que estamos lejos de ser la última) que China se ve envuelta en alarmantes noticias relacionadas a infracciones a los derechos de Propiedad Intelectual. A pesar de los esfuerzos de su gobierno para combatir la falsificación de bienes inmateriales, las grandes dimensiones de este país y lo rentable que resulta esta práctica, ha impedido que hayan logrado resultados realmente significativos.  

Se trata de toda una industria que genera considerables fuentes de empleos y de gran aporte a una economía en crecimiento, pero a costas de unos titulares internacionales de derechos de Propiedad Intelectual, que se ven perjudicados al encontrar reproducciones no autorizadas de sus productos en los mercados internacionales, además del engaño a los consumidores, quienes van desde pagar una entrada a un museo para contemplar obras falsificadas, o ser sorprendidos en su buena fe al adquirir un producto esperando determinadas prestaciones y calidad que el ilegal obviamente no cumplirá. 

Ya durante la administración del ex presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, encontramos un grave antecedente en el que este país amenazó con la imposición de severas sanciones arancelarias a China por el incumplimiento de las obligaciones derivadas de los tratados internacionales de Propiedad Intelectual, especialmente la protección de los programas de ordenador y obras audiovisuales. Más recientemente, ha sido el supuesto robo de secretos empresariales a empresas como Dow Chemical, Ford, Apple o Facebook a través de espionaje electrónico desde China lo que ha generado tensión entre ambos países.

 Por su parte China, además de presentar defensas a través de vocería ante los diversos escenarios internacionales, ha tomado medidas legislativas y judiciales para tratar de combatir la piratería. Ya en 2004, el Tribunal Supremo de este país aumentó las penas por infracciones de Propiedad Intelectual a 7 años de cárcel.

Más recientemente, hemos notado que a través de las prácticas de la agencia aduanal china, se le obliga a las empresas exportadoras a acreditar la titularidad de las marcas identificadoras de la mercancía en el país de destino. Sin embargo, esta medida resulta en muchas ocasiones burdamente obviada ante las autoridades, al tomar éstas como prueba válida de la titularidad marcaria una simple solicitud de registro. Incluso, Estudio Antequera Parilli & Rodríguez tuvo que tomar medidas en representación de una importante empresa internacional fabricante de ropa deportiva, en contra de un importador venezolano que acreditó la supuesta titularidad de una marca notoriamente conocida ante las autoridades aduanales de China, a través de unos certificados falsificados, pruebas que fueron presentadas a la Oficina de Marcas Venezolana (SAPI) a los efectos que pueda ejercer las acciones penales que correspondan.

Los problemas de los titulares de derechos de Propiedad Intelectual en China se han visto agravados además, desde la apertura de su economía aún controlada, lo cual permite la fabricación de diversos productos con precios infinitamente más bajos que en otros mercados, y muchas empresas han decidido trasladar la manufactura de sus productos a China a los efectos de reducir costos.

Sin embargo, estas decisiones comerciales han traído también como consecuencia un nuevo fenómeno de infracción de derechos de Propiedad Intelectual. Este consiste en mercancía que ha sido fabricada cumpliendo la mayoría de los estándares de calidad del titular del derecho, pues éste se las ha proporcionado al fabricante, sin embargo, ante la ausencia de estrictos controles o incluso una vez "cerradas" las instalaciones, algunas empresas producen más ejemplares de los que fueron autorizados por el titular del derecho. En consecuencia, los consumidores se están encontrando en los mercados internacionales con productos que si bien tienen casi idénticas características que un original y un similar precio, lo cierto es que no se encuentran respaldados por las garantías propias de un producto de la calidad por la que pagaron. Incluso, ocurre frecuentemente que el consumidor es sorprendido cuando al hacer un reclamo o algún tipo de mantenimiento ante un algún agente autorizado, se le informa que el producto comprado no fue autorizado por el titular del derecho de Propiedad Intelectual.

Es que la errada convicción de estar ante un producto original ha llegado incluso a los mismos trabajadores de las empresas. Este fue el caso reportado por diversos medios de comunicación en 2011, de una tienda localizada en la ciudad china de  Kunming, donde absolutamente toda la disposición de elementos, ambiente, productos, uniformes, precios y hasta el entrenamiento dado al personal, hicieron creer a los consumidores que estaban en una tienda Apple, y hasta los mismos trabajadores cuando fueron preguntados acerca de su empleador no dudaron en referirse a la propia empresa con sede en Cupertino, California. Sin embargo, fue a través de una reseña del blog BirdAbroad y de la curiosidad de su redactor, quien reseñó en una de sus entradas algunos aspectos extraños en la tienda, que Apple conoció del caso.

Otro asombroso caso en China fue reportado a nivel mundial en el año 2007, a través de reclamos hechos por Disney a las autoridades de ese país por la existencia del parque de atracciones denominado Shijingshan.

Este parque llamó particularmente la atención primero por su lema comercial "Disney está muy lejos para ir, vengan a Shijingshan". Al entrar, los visitantes se encontraban con un castillo muy similar al de cenicienta, también con una estructura particularmente parecida a la conocida Spaceship Earth característica del parque Epcot Center. Si se continuaba la visita, podrían toparse con personas con disfraces de Blanca Nieve y los siete enanos, y de personajes de otros titulares como Hello Kitty, M&Ms o Bugs Bunny. Incluso, en algunas atracciones se encontraron coincidencias tales como "Jurassic Adventure" o " Spinning Batman".

Tras conocerse la noticia, el encargado del parque Shijingshan manifestó que los personajes no fueron en ningún momento inspirados en los de Disney o cualquier otra empresa internacional, sino en los cuentos de hadas de grimm. A partir del escándalo que ocasionó la noticia, la empresa optó por retirar los disfraces del parque, el que sin embargo, de acuerdo a recientes reportes, continúa funcionando (aunque en condiciones realmente deplorables) a pesar de los reclamos de Disney.

 

 

A pesar de los esfuerzos del estado chino para combatir las infracciones de derechos de Propiedad Intelectual que continúan ocurriendo a gran escala en ese país, lo cierto es que se trata de una ilegal industria que les está generando una importante cantidad de empleos y otros beneficios económicos en detrimento de empresas titulares de los derechos. A pesar de múltiples intentos de sanciones por parte de la comunidad internacional, lo cierto es que parece poco probable que en el corto plazo esta práctica cambie significativamente. Quizás el aumento de la presencia de marcas chinas en los mercados internacionales como Lenovo, ZTE, Li-Ning o UNIQLO pueda aumentar la presión al verse afectados directamente por esta práctica. Hasta ahora, las marcas chinas con mayor presencia internacional han sido relacionadas con servicios (finanzas, telecomunicaciones o petróleo principalmente), sin embargo, lentamente ha iniciado la participación  también de marcas de productos en diversos mercados. 

<< Volver a la página anterior
Descargar Artículo
No hay archivo para descargar
Nuestra Firma | Profesionales | Artículos | Noticias | Contacto y Consultas | Limitación de Responsabilidad | Política de Privacidad
© 2009 Estudio Antequera Parilli & Rodríguez, S.C. R.I.F. J-30863395-0
Miembros de Global Advertising Lawyers Alliance
Diseño del Sitio Web: TM Conceptos C.A.